1 Response

  1. Gracias Miguel Ángel, por tu cercanía, por tu buen hacer para con la poesía y por contar con mi poemario y dejar que las alas de la libélula, entren en tu corazón y se expandan luego por las ondas radiofónicas.
    De corazón, gracias.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.